idiomes
La Col • MERCÈ VANCELLS nutrició i salut integrativa
16816
post-template-default,single,single-post,postid-16816,single-format-standard,bridge-core-2.4.9,ajax_fade,page_not_loaded,,side_area_uncovered_from_content,qode-theme-ver-23.4,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.4.0,vc_responsive

La Col

La Col

La col se cultiva desde hace más de 4.000 años. Por sus propiedades nutritivas y medicinales, los soldados chinos y mongoles ya la consumían y conservaban fermentándola en forma de chucrut. Ellos sabían que la col les daba energía y resistencia.

También la consumían los holandeses en sus viajes, ya que el chucrut contiene un alto contenido en vitamina C y evita el escorbuto.

Los griegos y los romanos la comían y la utilizaban como remedio para diversas enfermedades, en diferentes formatos, incluso usaban las cenizas con mantequilla como una crema para desinfectar heridas.

Los principales productores de col son China, India, Rusia, Corea del Sur y Japón.

La col pertenece a la familia de las Brasicáceas (antiguamente llamadas Crucíferas), en la que también pertenecen las coles de Bruselas, el brócoli, la coliflor, la col rizada, el berro y la rúcula.

En alta montaña las coles son una de las verduras que resisten todo el invierno, por eso una de sus propiedades al comerla es la energía y la firmeza que nos da, ya que su cultivo crece también en duras condiciones. Cuanto más heladas aguantan, más gusto tienen. Se recogen antes de que florezcan.

Es una verdura con una estructura muy fuerte y sólida, que contiene muchos minerales y vitaminas que nos ayudan a mantener, también, nuestra estructura interna en buenas condiciones: huesos y equilibrio del sistema nervioso.

 

Importante en época de crecimiento y en las mujeres en el período menopáusico.

 

La hoja de la col con el entramado de nervios tan prominentes que tiene nos pueden hacer pensar en nuestros propios sistemas interiores, el respiratorio, el digestivo, el linfático, el sistema nervioso, el urinario, curiosamente es una verdura que nos facilita la circulación dentro de todos ellos.

Existen más de 400 variedades de col. Todas las verduras de esta familia tienen un alto contenido en clorofila, hierro, calcio, potasio, ácido fólico, antioxidantes, vitamina A, B, C y K.

Se puede tomar cruda, hervida, al vapor, salteada con aceite o fermentada como chucrut.

 

Cruda la podemos cortar finita para las ensaladas. Al hervirla pierde bastantes vitaminas, sobre todo la C, pero puedes hacer sopas o caldos. Y fermentada como chucrut nos aporta Vitamina C y K, folatos, potasio, hierro y fibra, además de las bacterias benéficas lactobacillus acidophilus. Salteada con agua y aceite es una de las maneras, aparte de cruda, que conseguirás conservar y aprovechar más minerales y vitaminas.

Se ha demostrado en muchos estudios, que gracias a unos compuestos llamados glucosinolatos y sulforafano, todas las verduras de la misma familia de la col previenen el cáncer.

 

Como podéis ver tiene tantas propiedades como hojas, por enumerar algunos beneficios más para la salud y la prevención de ciertas enfermedades degenerativas, potencia nuestro sistema inmunitario, repara y regenera tejidos, ayuda a regular la tensión arterial, equilibra del sistema nervioso, ayuda a asimilar el hierro y combate la anemia y la astenia, disminuye el nivel de azúcar de la sangre, es un buen diurético, es también beneficiosa en enfermos reumáticos y con problemas hormonales como la tiroides.

En crisis de dolor son un buen remedio las cataplasmas de col. El zumo de col se vende como remedio para los trastornos digestivos como por ejemplo las úlceras, es uno de los mejores antiácidos y es antiinflamatorio.

El olor característico de la col cuando la hervimos se debe a los compuestos azufrados que la componen, que se desprenden al cocerla.

Pero no dejes que su olor y su fama de ser indigesta limiten su consumo, añádelas a tus platos toda la temporada, a ser posible al menos tres veces por semana en cualquiera de sus versiones. Si te produce muchos gases, recuerda masticarla bien y combinarla con hinojo o comino para eliminar los efectos indeseables.

El ovillo de col esconde dentro de sí todos los beneficios que se han ido formando bajo el sol del verano y otoño, aprovecha la infinidad de propiedades que ha ido desarrollando en su interior.



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies